LA REVOLUCIÓN DE UN AMOR SUSTENTABLE

“Se el cambio que deseas ver en el mundo”
-Mahatma Gandhi-

Hoy les contare el día en que la celebración de una hermosa historia de amor, se equilibró con el planeta. Ese día se realizó una boda sustentable.

Mezclando el verde de un paisaje quindiano, con una decoración que imita la naturaleza, el consumo local, orgánico y agroecológico y aplicando los principios de reducir, reutilizar y reciclar, realizamos una green wedding o boda ecológica.

Principios de la Boda Sustentable

Uno de los primeros pasos al realizar una boda sustentable, es rodearte de personas que compartan este pensamiento. Esto te dará la tranquilidad de contar con todo un equipo que le apunta a un mismo propósito. En este caso y de la mano de Sandra Acosta Event Planner, lo conseguimos. Con ella vivimos el equilibrio perfecto entre profesionalismo, creatividad, buen gusto, inspiración y ecología.

Algo muy importante para lograr la fuerza del equipo, fue contagiar de este espíritu verde o espíritu ecológico, a todas las personas que estarían involucradas en hacer realidad este día. Y fue por esto que decidimos crear algunas reglas frente al concepto de boda sustentable.

Por ejemplo: comprar local, utilizar bioproductos, productos reusados o lo más natural posible. Las gaseosas se excluyeron totalmente al igual que el plástico, y se reemplazaron por bebidas a base de frutas naturales en envases ecológicos.

 

Para la decoración utilizamos elementos altamente renovables, como hojas, flores, bambú, suculentas, frutos y muchas más cosas que la naturaleza nos ofrece. Por supuesto, siempre en justa medida, con respeto y mucho agradecimiento.

El Vestido de Novia

Al iniciar la búsqueda, encontramos que hay diferentes opciones para obtener un vestido de novia amigable con el planeta. Las cuales son:

  1. Hacerlo con tela de algodón orgánica de producción bajo inclusión social
  2. Reciclar un vestido.
  3. Elaborar uno a partir de sabanas, cojines, cortinas o manteles.

Y ésta última opción, fue nuestra elección!! Recolectamos todos aquellos que habían sido parte de la familia, esos que fueron cosidos a mano por nuestras abuelas. Y el resultado: de unos cojines de brujas de la familia materna del novio, nació un hermoso vestido de novia de alta costura sustentable.

Fue Ana Mercedes Vallejo, diseñadora quindiana quien decidió aceptar el reto. Un trabajo junto a las mujeres de su equipo, rebosantes de experiencia, creatividad y arte, quienes fueron entretejiendo alrededor de 30 piezas diferentes. Día a día, fueron haciendo real un diseño innovador, pero sobretodo, mágico.

Y no solo el vestido de novia fue sustentable, también lo fue el de las pajesitas. Acá, todos estábamos conectados en pro del planeta.

Los 1001 Sabores del Quindío

Así se llamó nuestro menú, lleno de sabores mágicos y en armonía con nuestro cuerpo. Una mezcla de sensaciones ácidas, dulces, locales y orgánicas. Los invitados vivieron una experiencia gastronómica de manos de Luz Elena Jaramillo, quien con su gran experiencia y amor, nos deleitó con recetas que además de exquisitas, estuvieron dirigidas al cuidado del planeta, por medio del consumo local y el aprovechamiento de la temporada de cosechas. Pues esto también es entrar en conexión con la naturaleza, tomar lo que nos ofrece.

Todo fue una explosión de sabores y colores: guayaba agria y dulce, guanábana, chontaduro, carambolo, granadilla, sandía, entre otras. Estas fueron algunas de las protagonistas que brindaron a los invitados una gran experiencia sensorial, pues además de su sabor, se hicieron notar en la mágica decoración. Por supuesto, acompañadas de totumas y cucharas de madera para el momento de ser servidas.

La tilapia fue protagonista por su sabor. Sin embargo, detrás de la receta, fue escogida por ser un pez de cultivo y de temporada, lo cual representa un impacto mínimo en el ambiente.

El rollo de pollo en salsa de naranja y estragón y el medallón de cerdo en salsa de tamarindo, fueron la mezcla perfecta de sabores, el Quindío estaba en la mesa. Así uno a uno, fue encontrando diferentes ingredientes, con historias que pesaban y cambiaban vidas.

La dulce noche llego con nostalgia. Torta envinada, una receta que ha acompañado a la familia de la novia durante años decorada con suculentas que posteriormente fueron sembradas, junto a trufas de cacao provenientes del cultivo de la familia del novio.

Y así fue creada esta experiencia gastronómica. Podría contarles el detalle de cada uno de los platos, pero por ahora les diré que es increíble sentir la satisfacción de lograr nuestro propósito: generar el mínimo impacto, combinar sabores,  aprovechar los cultivos de temporada y conocer historias detrás de las manos y familias productoras.

Los Anillos

Dentro de cada familia hay siempre una o varias joyas guardadas en un cajón, esperando renacer. En este caso el amor fue decorado con un anillo de compromiso que la abuela materna le obsequio a la madre del novio.

 

Por supuesto, se penso en los anillos de matrimonio. Sabemos que el impacto de la minería es bastante alto para el ambiente y nuestra salud. Así que “buscando entre el nochero” surgieron varías joyas. Y adivinen. Les dieron muy buen uso fundiéndolas, para crear las dos argollas que representarían y serían uno de los símbolos de ésta unión.

Algunos tips que nos funcionaron muy bien:

  • En vez de vasos, puedes utilizar elementos naturales como las totumas. A parte de ser ecológicas, fáciles de manipular, le dan a tu evento un toque conceptual muy típico y botánico.
  • Los desechos orgánicos que genere el evento, conviértelos en compost. Hay muchas personas con grandes iniciativas. Por ahora, te recomendamos este video para conocer más este proceso: Ver video
  • Las botellas de vidrio pueden ser reusadas para decoración o envase de alimentos; en nuestro caso, fueron donadas a una empresa local que luego de todo el proceso de esterilización, empacó en ellas miel de abejas. Y creamos nuevas redes de colaboración.
  • Puedes hacer tu ceremonia en el día y así aprovechar al máximo la luz natural.
  • Aprovecha las joyas que ya no utilizas. Se pueden fundir para renovarlas y darles vida de nuevo.
  • En ésta boda, sembramos un árbol por cada invitado que asistió. Sí, fueron bastantes, y este es uno de los actos que más llenó nuestro corazón de alegría y por otro lado ayudó a mitigar la huella de carbono causada por el uso de la energía de la iluminación decorativa y el montaje de sonido y luces de la fiesta.
  • Piensa en los manteles, fundas, cortinas y otros materiales para darle vida a tu vestido de novia; pero también a los de las pajesitas, las madrinas y cualquiera que quiera unirse a estas acciones de amor por la vida. Ya sabes que en las manos adecuadas, no se verán como un talego de retazos.
  • El papel regalo que llegue puede ser reutilizado para otros obsequios. Por nuestra parte, comunicamos siempre a nuestros invitados que preferíamos regalos que mejoraran nuestra vida mucho más allá de apoyar el consumismo sin sentido.
  • El venturi es una excelente y hermosa opción para una aparición triunfal!!! sin embrago es altamente contaminante. Por eso en este caso se uso un papel biodegradable, evitando así un impacto negativo en el ambiente.

Yo soy Juliana Acosta Jaramillo. Una mujer que un día se quitó una de tantas vendas que la sociedad de consumo nos impone. Y junto a Andrés, decidimos celebrar nuestro amor en una boda sustentable. Lo logramos. Yo, soy una green bride.

Comparte este artículo!